• Honestidad: Cumplir con las normas, evitar el engaño y la mentira, ser fieles a nuestros principios, y obrar siempre sabiendo que nuestros derechos terminan donde comienzan los de los demás y que nuestros deberes van siempre por delante de nuestros derechos.
  • Entusiasmo: Trabajar con dedicación y energía, pensando siempre en el logro. Hacer de la actividad diaria un motivo de alegría, pues con nuestro aporte contribuimos a que nuestra empresa prospere, lo que nos beneficia a todos como parte integral de un equipo que se esfuerza en pos de metas comunes.
  • Esfuerzo: Dar siempre lo mejor de nosotros y exigirnos el potencial. Hacer siempre lo mejor que podamos y pensar al final de cada día como podemos mejorar.
  • Perseverancia: El entusiasmo y el esfuerzo no bastan para cumplir nuestras metas; para ello es necvalores-2esario mantener el espíritu y luchar contra los obstáculos hasta lograrlo. Cada día, por pequeño que pueda parecer, se obtiene un logro y las más importantes conquistas son el producto de la suma de pequeños triunfos.
  • Fidelidad: Ser fieles a los demás no es otra cosa que ser fieles a nosotros mismos. Cuando somos consecuentes con nuestros compañeros y con la empresa en la que laboramos, no estamos haciendo otra cosa que respetar nuestros valores y nuestras creencias. El ser leales nos da una sensación de paz y bienestar imposible de conseguir obrando de otra manera. Ser fieles nos hace merecedores de la fidelidad de nuestros semejantes.
  • Puntualidad: No basta con cumplir de palabra y de hecho, tenemos que ser puntuales, porque no llegar a tiempo hace que nuestro entusiasmo, nuestro esfuerzo y nuestra perseverancia pierdan validez. Ser puntuales demuestra nuestro interés y nuestro respecto por el tiempo de los demás.
  • Deseos de superación: El solo hecho de querer ser mejores nos hace ser mejores. No conformarnos nunca con lo que sabemos nos lleva a aprender cada vez más. Saber más nos abre las puertas de un futuro mejor, más pleno y más satisfactorio.
  • Sentido de pertenencia: Somos parte de una gran familia. Una familia a la que queremos, respetamos y nos sentimos orgullosos de pertenecer. Los logros de nuestra familia son nuestros logros. Cuando nuestra familia crece, crecemos con ella. Sabemos que todos juntos, podemos lograr nuestra misión.